Festival del Chocolate 2016

La Asociación de Procesadores de Cacao y Cainco Chuquisaca impulsan la novena versión del Festival del Chocolate de la Ciudad de Sucre.

Inauguración Lunes 23 de Mayo Hrs. 18:30

Del Martes 24 al Viernes 27 de Mayo. De hrs. 10:00 a 22:00

Centro Empresarial de Cainco Chuquisaca (España No. 64)

El sector chocolatero, es a nivel mundial, regional y local, uno de los rubros productivos con mayor estabilidad por su creciente demanda en los mercados. En particular, podemos afirmar que los chocolates de la ciudad de Sucre cada día logran mayores espacios gracias a su excelente calidad.

Sin ninguna duda, la capital de Bolivia es conocida en el país por la calidad de los chocolates con empresas que han sabido posicionar la producción artesanal tradicional en base a productos de reconocida calidad.

El sector de los chocolates, ha sido identificado en el departamento de Chuquisaca como uno de los sectores productivos con reales posibilidades de desarrollo y sostenibilidad, representando cerca del 2% del PIB departamental y 4% del PIB industrial.

Esta industria tradicional de la ciudad de Sucre, cuenta con dos tipo de empresas que son sujetas a reales necesidades de apoyo, las pequeñas y medianas empresas (Pymes) y las micro y pequeñas empresas (Mypes). Empresas que ofrecen chocolates  de alta calidad al mercado local y nacional en distintas presentaciones, formas y sabores.

HISTORIA DEL CHOCOLATE

La tradición chuquisaqueña en la fabricación de chocolates, data del año 1890 con producciones artesanales, como las de los señores Tomas Urioste y Leopoldo Rodríguez, a nivel industrial se tiene registrada en la Cámara de Industria y Comercio  a la “Fábrica de Bombones Martinic” que se creó en la segunda década del siglo pasado (1924), siendo los pioneros de la industria los señores Rodolfo Martinic y Vicente Matulic (ambos de origen yugoslavo). Es importante resaltar que esta fue la primera fábrica a nacional productora de chocolates y bombones.

A medida que se desarrollaba la actividad de esta empresa, los empleados de los yugoslavos que aprendieron la técnica de la fabricación del chocolate, producían en sus domicilios en forma totalmente artesanal, creando un mercado paralelo. Práctica industrial y comercial que aun se mantiene.

El año 1934, el señor Martinic, ante el éxito de su fábrica, decide industrializarla aun mas, por lo que adquiere algunas máquinas de origen europeo, entre estas se encuentra un caldero que funcionaba a leña y un serpentín el cual bañaba a los bombones en chocolate, saliendo estos listos para su empaque.

Toda la materia prima era importada de Europa, como la hayfuana (clara de huevo en polvo), pectín (servía para darle durabilidad y suavidad al bombón), glucosa y hasta el azúcar, solo el cacao era adquirido de en el país.

La fabrica contaba en ese momento con 20 empleados, en su mayoría mujeres, para las tareas de preparado de rellenos, decorado de los chocolates y empaque, por su parte los hombres estaban encargados del manejo de los calderos y de todas las demás maquinas con las que contaba la fábrica.

El éxito en el mercado nacional, llevó fácilmente a competir en el mercado internacional, donde se exportaba los bombones y tabletas en cajas especiales llamadas “Cajas de Fantasía” a los países de Argentina, Uruguay y Paraguay. Su comercialización interna se hacia en su tienda principal, en una esquina de la histórica plaza 25 de Mayo, donde actualmente tiene su principal punto una importante empresa  del subsector. 

Número de emprendimientos del rubro hay en la actualidad

En la actualidad, el sector está formado por 20 emprendimientos: 2 medianas empresas, 3 pequeñas empresas y 15 microempresas.

Las empresas productoras de chocolates cuentan con más de 200 variedades de productos; van creando chocolates, con sabores a menta, frutas, usan productos tradicionales andinos como el amaranto, cañahua, la quinua, su diversificación es  su principal reto y se ha convertido en uno de las variables de mayor fortaleza. Destacan de forma especial los bombones, las trufas y las grageas de chocolate.