Algunas consideraciones sobre el paro en Potosí y su efecto sobre la economía de Chuquisaca.

  • La lucha del pueblo Potosino es solo una muestra más de que el actual modelo de desarrollo en el país ha acentuado las diferencias entre el eje central y el resto de departamentos.
  • El paro cívico en Potosí mostró la gran vulnerabilidad de Chuquisaca (Región olvidada y castigada por este régimen) y evidenció las deficiencias de conectividad regional; el bloqueo de la única carretera asfaltada que tiene la región, se ha traducido en un incremento de costos en transporte de mercadería encareciendo los productos entre 15% y 20%.
  • Las industrias de nuestra región también se han visto perjudicadas por el paro en Potosí, con materia prima que se encuentra bloqueada y que no puede ser transformada. En el caso particular del sector textil, algunas empresas se vieron obligadas a dar vacaciones a la mitad del personal, y en caso de no recibir pronto la materia prima, corren el riesgo de incumplir contratos millonarios de exportación.
  • Adicionalmente, en sectores como el cemento o la industria de alimentos, las pérdidas son cuantiosas al no poder desplazar productos a mercados del occidente del país. De la misma manera los otros sectores como Comercio, Servicios y principalmente turismo se ven afectados en altísimo grado.
  • Las reivindicaciones de Potosí son compartidas por Chuquisaca, dado que los problemas que enfrentamos son comunes: ausencia de inversión pública de impacto, escasas oportunidades laborales, tejido empresarial debilitado, deficiencias en atención de salud, crecimiento productivo bajo.
  • En forma adicional a las justas reivindicaciones del valeroso pueblo potosino, el paro cívico en Potosí debería motivar una reflexión sobre el modelo centralista de gestión Estatal, que no permite el desarrollo de las autonomías, lo que explica que en regiones del sur cada vez más voces promuevan el federalismo.