Frente a la ampliación de la cuarentena hasta el 10 de mayo como parte de las medidas para evitar la propagación del COVID-19, el sector empresarial respalda estas acciones que son tendientes a precautelar la vida de los bolivianos, sin embargo, al encontrarse casi todas las actividades empresariales y productivas paralizadas no se ha recibido ningún fondo de apoyo concreto ni medidas de reactivación de la economía, mismas que se esperaba vengan con la medida de ampliación de cuarentena.

Consideramos que una lectura clara de la realidad que vivimos, hace que el incremento salarial en esta gestión no sea tema de discusión, pues no se tienen las condiciones para otorgar este beneficio debiendo actuar de manera propositiva y ante todo responsable comprendiendo que se debe dar certidumbre y continuidad de las fuentes laborales antes de planteamientos. En ese sentido, demandamos una flexibilización laboral con carácter de emergencia a fin de evitar el cierre de un gran número de unidades productivas.

No es solo la coyuntura actual con la crisis del COVID-19, es un periodo de crisis con 2 meses al final de 2019 de no haberse generado ingreso alguno y de haber cubierto todos los pagos, sobre todo los concernientes a planillas salariales y aguinaldos.

CAINCO CHUQUISACA ratifica su rechazo rotundo a un incremento salarial en la presente gestión por ser atentatorio a la estabilidad laboral y continuidad del aparato productivo.

Sucre, 30 de abril 2020

 CAINCO CHUQUISACA