Los recursos en caja y bancos de las gobernaciones, municipios y universidades públicas en 2016 alcanzaron la suma aproximada de Bs 7.800 millones ($us 1.120 millones).

La nueva política económica llevada adelante por la actual administración gubernamental permitió el incremento de las transferencias a favor de las regiones; sin embargo, los recursos sobrepasaron la capacidad administrativa de las entidades territoriales autónomas y universidades públicas, y éstas se acumularon en sus cuentas fiscales.

El bajo nivel de ejecución responde a  que las entidades públicas priorizan el gasto corriente, las transferencias y el pago de deuda. Por otro lado, el bajo desempeño   se puede atribuir a un sistema de contrataciones demasiado burocrático, que pone trabas a la adjudicación de obras.

Si el sistema de contrataciones permitiera a las empresas públicas o a los gobiernos subnacionales realizar adjudicaciones por invitación directa o por procesos con llave en mano, los niveles de ejecución de la inversión pública podrían mejorar en estos sectores.